Un paso atrás

Para nadie es ajeno que los niños son más felices que los adultos, posiblemente de ahí provenga la expresión: “la ignorancia es una virtud”, la cual, puede ser tomada como la advertencia al pensamiento y el esfuerzo de conocer. Pero ¿cómo volver a ser un niño? ¿cómo mantener la felicidad que nos arrebata tener responsabilidades? 

Mi hermano no se hizo tantas preguntas, mi hermano, con sus audífonos puestos, conectó la entrada a un enchufe eléctrico y desde hace cinco años mantiene su sonrisa